El incidente Roswell

noviembre 27th, 2011

En el año 1947 se recuperó en la localidad de Roswell, Nuevo Mexico, los restos de un aparato volador que se había estrellado. En julio de ese año el Campo de Aviación de la Armada en Roswell (RAAF) publicó un comunicado de prensa  en el que reconocían haber recuperado los restos de un “disco volador”. El día siguiente la Armada desmintió la noticia diciendo que eran simplemente los restos de un globo experimental. Tras el revuelo inicial la historia se olvidó durante más de 30 años.

En 1978, el ufólogo Stanton T. Friedman publicó una entrevista con el Mayor Jesse Marcel (presente durante el incidente Roswell) en la que dijo que el ejército había recuperado una nave espacial extraterrestre. Desde ese momento se vivió una locura en la que cada año aparecían nuevos testimonios relacionando al Ejército y la aparente captura y estudio de varias naves espaciales, junto con sus ocupantes. También se habló de autopsias realizadas en Roswell a los cadáveres de los alienígenas.

La presión popular llevó al Gobierno a ordenar una investigación oficial. Se publicaron 2 informes (en los años 1995 y 1997) en los que se negaba cualquier interacción con alienígenas o naves espaciales. Se atribuyeron las diferentes historias a una combinación de experimentos secretos con aviones e imaginación popular.

Sin embargo, algunos ufólogos no les dieron credibilidad y siguieron investigando y haciendo entrevistas a testigos de lo ocurrido 30 años antes en Roswell. Los diferentes trabajos que se publicaron se pueden resumir en lo siguiente: efectivamente, una o varias naves alienígenas se estrellaron en Roswell (y otras muchas zonas). El Gobierno americano las recuperó y puso en marcha una operación de distracción y encubrimiento a gran escala.

Una de las hipótesis sobre los restos recuperados en Roswell sería que fueron trasladados a la base aérea Edwards (a la que pertenece el Área 51).

Numerosos son los libros que sobre Roswell se han escrito, pero uno de los más recientes,  precisamente con el título “Area 51: An Uncensored History of America’s Top Secret Military Base”, presenta las entrevistas hechas a varios trabajadores del Área 51. Se niega categóricamente que hubiera ninguna nave alienígena, pero se presenta una contra-hipótesis mucho más inquietante: los restos recuperados eran aviones militares soviéticos, y sus ocupantes eran niños modificados genéticamente para parecer extraterrestres y sembrar el pánico en América.

En resumen, la historia del incidente Roswell muestra una gran cantidad de información, mucha de la cuál es claramente falsa (algunos testigos que se inventaron su testimonio para ganar dinero), otra es difícil de creer, y otra es plausible pero difícil de probar. En el otro bando, la historia que ofrece el Ejército americano, parece lógica y totalmente plausible, pero se la podrían haber inventado perfectamente en el caso que quisieran encubrir lo que realmente pasó (y pasa) en el Área 51.

This entry was posted on Domingo, noviembre 27th, 2011 at 20:48 and is filed under Area 51. You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.

Leave a Reply